La realidad de Cuba en un videojuego


Los videojuegos que tienen más éxito de ventas suelen ser de acción, hay que disparar, pegar, golpear, bombardear, matar… Los enemigos pueden ser otros soldados o guerreros, o bien diferentes tipos de monstruos, criaturas fantásticas… La realidad social no vende. Sin embargo, ha aparecido Evolución, un videojuego que podría considerarse como social y político.

Los responsables de este original juego pertenecen a un colectivo de desarrolladores llamado Quimbumbia. Para ellos, los videojuegos son un instrumento para impulsar la reflexión política sin odios, para fomentar un debate serio sobre la utilización de internet como un derecho.

Hay videojuegos que sirven para aprender a conducir, para enseñar primeros auxilios o historia. Incluso se han diseñado videojuegos para tratar enfermedades. Así que, ¿por qué no para fomentar el debate político?

Cuatro meses han bastado para desarrollar Evolución, que pretende divertir, pero también hacer visible el papel que debe desempeñar la sociedad civil cubana en la marcha de un país que soporta un régimen dictatorial desde hace décadas. El objetivo es que los jugadores experimenten un compromiso con su realidad.

Evolución es similar al famoso Supermario Bros, pero con una cierta crítica del sistema cubano a través de su protagonista, Manolito, un policía de la barriada de Lawton, en La Habana. Su misión es acceder a información enfrentándose a mecanismos obsoletos y funcionarios miopes mientras es perseguido por un robot y por agentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El videojuego quiere transmitir valores sociales y educativos. En el colectivo que lo ha creado, no hay jerarquías. Son varios profesionales de nacionalidad cubana, aunque algunos, claro, viven en otros países como Italia, España, Estados Unidos y Chile.

En Cuba no existe industria del ocio digital. El limitado circuito comercial cubano se caracteriza la dificultad de conseguir videojuegos desarrollados fuera del país. Evolución se podrá disfrutar desde la web y de forma gratuita. ¿Jugarán los hermanos Castro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *