Impresora 3D con precisión nanométrica


A lo largo de las dos últimas décadas nos hemos ido acostumbrando a que muchos de los inventos que aparecían en la ciencia ficción fueran materializándose en nuestra realidad: el fax, que debutó en una novela de Julio Verne, la telefonía móvil, explícitamente inspirada por Star Trek, y otros tantos como la videoconferencia o las impresoras 3D.

La evolución de estas impresoras está siendo veloz, y todavía no dejan de sorprendernos. Aún resultaría extraordinario tener uno de estos ingenios en nuestros hogares pero es bueno que vayamos conociendo los últimos avances para estar preparados ante el futuro inmediato. Algunas compañías ya tienen en el mercado impresoras 3D, tales como la HP Designjet Color 3D, que en su día ganó el “Best Prepared Car for Scrutineering“, gracias a la fabricación profesional de piezas del automóvil.

Cuesta imaginar a los usuarios corrientes como público objetivo de estas impresoras pero sin duda todo llegará. De momento, las compañías están volcando sus esfuerzos de marketing en las empresas, siendo principalmente los estudios de arquitectura sus primeros clientes potenciales.

En el ámbito de la tecnología, como por ejemplo podemos comprobar con la Fórmula 1, los avances que tienen lugar en el nivel más alto repercuten en los usuarios de a pie, por eso es interesante conocer todos los progresos que van teniendo lugar, para ir asimilando un mañana que cada vez se parece más al hoy. En lo relativo a la impresión 3D, se ha logrado recientemente la reproducción a escala nanométrica, piezas del tamaño de un grano de sal. Aquí puede que los arquitectos ya no estén tan interesados; es la medicina el campo profesional que probablemente se beneficie de modo más directo de este avance. Pero es lícito suponer que si se ha alcanzado semejante nivel, no tardará demasiado en ser asequible y en consecuencia común tener una impresora 3D en casa capaz de reproducir con precisión piezas pequeñas. Quién sabe, quizás nos tengamos que imprimir los tornillos antes de montar un mueble de IKEA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *