Tueddy, red social sobre moda y tendencias


Spotify o Grooveshark para lo que escuchas. YouTube o Vimeo para lo que ves. Facebook para lo que haces. Twitter para lo que piensas. Y Tueddy para lo que vistes, una red social dedicada a la moda en la que los usuarios pueden marcar tendencia o recoger ideas que les inspiren para crear su propio look.

La sede de Tueddy se encuentra en Dublín, aunque su impulsor es español. En la capital irlandesa, se está creando “el Sillicon Valley de la moda”. Tueddy nace con el objetivo de poner en contacto a creadores de moda con consumidores, a las marcas con los internautas (es decir, con toda la gente de una determinada edad). Una red social en la que se podrá influir en las últimas tendencias, pero también saber cómo visten los famosos.

El creador es Marc Vidal. Este emprendedor define la nueva red social como un armario inteligente, una herramienta con la que se puede ir elaborando el perfil del usuario según su comportamiento en la red social. Con tiempo, se sugerirán prendas afines a sus gustos.

Supone, para sus creadores, la democratización de la moda: ofrecer las mismas oportunidades a las grandes marcas como a los pequeños comerciantes. Incluso una persona que elabore sus propias prendas de vestir tiene la posibilidad de darse a conocer y vender sus productos. La forma de ganar fans ya no es invertir en publicidad en las revistas de moda, sino conseguir recomendaciones de otros usuarios en las redes sociales, la “viralidad” de las propuestas y saber seguir la opinión de la calle. Las tendencias para el próximo año ya no están en las pasarelas de moda, sino en las personas que caminan por la ciudad.

Tueddy se ha diseñado con una elegante y, sobre todo, cómoda interfaz gráfica, en formato web para ordenadores y en formato móvil. En la red social, los usuarios pueden ver prendas y organizar sus propias colecciones en su armario virtual.

Todo ello, sin límites físicos, alrededor de todo el mundo. Una prenda de un diseñador holandés puede ser adquirida por una tienda de Barcelona y comprada por un usuario desde Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *