Snapchat y los mensajes autodestruibles


¿Recuerdas la célebre serie de animación del Inspector Gadget? Si es así, seguro que te acordarás de los telegramas que se autodestruían al ser leídos. Con Internet, la privacidad del usuario está en entredicho. Por eso han surgido programas como Snapchat, que permite enviar textos a otros usuarios con fecha de caducidad.

La modalidad fugaz de este servicio de mensajería instantánea ha calado hondo entre los usuarios. Snapchat garantiza la privacidad del usuario, ya que los mensajes que se envían se autodestruyen unos segundos después de ser leídos.

La sexta en número de descargas

En poco tiempo Snapchat se ha colocado entre las aplicaciones móviles de mayor crecimiento. De hecho, ya está la sexta en el ranking de descargas de la App Store.

El usuario tipo de Snapchat son jóvenes acostumbrados a trasladar sus cotilleos a través del móvil. Y es que se calcula que al mes se envían  más de 350 millones de imágenes.

El impacto de Snapchat es tal que hasta la red social Facebook ofreció a los creadores de la aplicación 3.000 millones de dólares. Sin embargo, la oferta fue rechazada.

Otras apps similares

El éxito de la aplicación ha impulsado a otros emprendedores a seguir sus pasos. Facebook ha lanzado un servicio conocido como Poke que consiste en mandar mensajes de duración muy limitada, de 1 a 10 segundos.

La aplicación Confide también está llamada a seguir los pasos de Snapchat. Ya está disponible para iOS y su filosofía se basa en mandar mensajes off the record. La diferencia con Snapchat es que para poder leer el contenido, el usuario ha de pasar el dedo por la zona subrayada del mensaje.

Por su parte Wickr se focaliza más en la privacidad. Esta app garantiza que las conversaciones no dejan rastro en el teléfono. Wickr permite enviar mensajes cifrados y configurarlos de tal manera para que se destruyan tras ser leídos y se borren los metadatos del teléfono. Con estas aplicaciones, los motivos para evitar las conversaciones íntimas a través del teléfono se diluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *