Acceder a los servicios de un hotel con el Samsung Galaxy S2


Hace años, para acceder a la habitación de un hotel, hacía falta una llave. Como en casa, vamos. Después, llegó la electrónica y, con ésta, una especie de tarjetas de crédito que permitían abrir la puerta de las habitaciones. Una solución más cómoda y segura. Ahora, se podrá hacer con un móvil. Pero no sólo abrir la puerta de la habitación, sino muchas más acciones habituales en un hotel.

Una vez dentro de la habitación, se podrán encender y apagar las luces, controlar el aire acondicionado, manejar la televisión sin necesidad de un mando a distancia… En las zonas comunes del hotel, se podrá pagar en el bar o comprar en las tiendas. Incluso, al entrar en el ascensor, no habrá necesidad de apretar el botón del piso de destino: el teléfono móvil lo hará por el cliente, sin que ni siquiera sea necesario sacar el dispositivo del bolsillo.

Todos estos servicios serán posible gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication). Con el móvil en el bolsillo, sin tocar un sólo botón, sin sacar las manos del bolsillo, un cliente podrá llegar al ascensor, subir a su correspondiente piso y, al llegar a su habitación, entrar en ella, ya que la puerta se abrirá automáticamente.

Todo esto no es ciencia ficción, está pasando ya, gracias a la colaboración entre la firma de tecnología Fingi y la cadena de hoteles Aloft. Y, gracias a las prestaciones del modelo Samsung Galaxy S2, que permite a los clientes controlar casi todos los mecanismos electrónicos de la habitación, lo que incluye cortinas, luces de la mesita de noche o la señal de “no molestar” de la puerta. Ya no será necesario salir de la cama si se nos ha olvidado colocar el mensaje. Siempre que se tenga el móvil a mano, claro.

Un guía turístico personalizado

El hotel puede usar una tecnología similar, con pantallas táctiles. En el restaurante, usando tabletas, se puede pedir la comida sin necesidad de esperar a que llegue el camarero.

¿Y fuera? ¿Se puede seguir usando ese móvil proporcionado por el hotel? Sí. El dispositivo tiene una tarjeta SIM local con la que el cliente puede navegar por internet, usar mapas o hacer llamadas a bajo coste. El móvil se puede convertir, por ejemplo, en un guía turístico de la ciudad o el barrio donde se ubica el hotel.

¿Desventajas? La falta de privacidad (quedaría registrado cada movimiento del cliente, por no hablar de cuando se navega por internet) y la destrucción de empleo (camareros, guías turísticos, etc., ¿qué harían entonces?).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *