A clase con un iPad


Ver a los niños caminando hacia el colegio llevando la cartera llena de libros con la espalda doblada me parte el corazón. Me hace recordar mi propio camino al colegio y pienso que, tal vez fue el comienzo de mis problemas de espalda y de la mala costumbre de no caminar erguido. De este tema ya han hablado más de una vez los médicos. No es bueno que un niño pequeño cargue con más peso del necesario. ¿No puede ayudar la tecnología a aligerar el peso que soportan en la espalda los escolares?

En un colegio privado de Knoxville, Tennessee (EE UU), creen que sí y han puesto en marcha un programa para que todos sus alumnos, desde los 8 hasta los 16 años, vayan a clase con un iPad en vez de con 20 kilos de peso en libros de texto. El colegio que ha tomado la decisión ha sido la Webb School of Knoxville.

A partir del próximo otoño, la Webb School obligará a sus alumnos a acudir a clase con un iPad. También a los profesores, claro. Con el dispositivo de Apple en su pupitre, atenderán en clase al profesor, y, en casa, harán sus deberes. El director de tecnología de la escuela, Jim Manikas, afirma que mejorará la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos. El iPad es el dispositivo que mejor se adapta a las necesidades del colegio, según Manikas. Ofrece la combinación perfecta de buen diseño e interactividad. Además, tiene una gran variedad de aplicaciones. Se trata de involucrar a los alumnos en un aprendizaje colaborativo y creativo y, al mismo tiempo, prepararlos para el modo de vida del siglo XXI.

No es la primera vez que la Webb School se interesa por las nuevas tecnologías para sus alumnos. Siempre han tratado de usarlas para crear un ambiente de aprendizaje atractivo y sugerente. Y, siendo realistas, en la época actual no se puede prescindir de la tecnología.

Para los alumnos que no tengan o no puedan adquirir un iPad (pocos de los que van a esa escuela), podrán pagarlo a plazos durante tres años, por unos 20 dólares al mes (menos de 15 euros). También se puede optar por adquirir uno en régimen de renting, con la posibilidad, al cabo de los años, de cambiarlo por otro más actualizado que ofrezca más aplicaciones. Dentro de la zona del colegio, no será posible acceder a algunas páginas web como Facebook y Twitter para evitar que los alumnos se distraigan.

Se vislumbra un futuro con menos peso en las mochilas y más libros de texto a disposición de los alumnos. Dentro de unos años, en vez de heredar los libros de los hermanos mayores, se heredarán las tablet PC. Se ahorra en papel y, a la larga, en dinero, y, además, se gana en salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *