Wi-Fi en los aviones


Algunas compañías de aviación europeas comienzan a ofrecer conexión Wi-Fi en algunos de sus aviones. En Estados Unidos hace tiempo que ya funciona este servicio. Los pasajeros que lo deseen y, en la mayoría de los casos, sin ningún coste adicional, podrán mandar correos electrónicos a la oficina, ver vídeos, leer las últimas noticias o, incluso, conectarse a una videollamada mientras vuelan a su destino. Sin duda, el viaje se hará más corto.

Hace años ni siquiera se permitía encender el teléfono móvil a los pasajeros ya que podía interferir con los aparatos electrónicos del avión. Cuando se vuela a miles de kilómetro de altitud es mejor no arriesgarse. ¿Qué ha cambiado entonces? La conexión a Internet en los aviones se produce a través de satélite, del mismo modo que el avión recibe la información para trazar su ruta o aterrizar en un aeropuerto.

Antes de permitir este sistema de conexión, las aerolíneas han realizado infinidad de pruebas para asegurarse de que no supone ningún peligro. Encima del avión, sobre el fuselaje, hay una antena protegida por un revestimiento. Dentro del avión hay, normalmente, dos puntos de acceso Wi-Fi, uno en la parte de delante y otro en la parte de detrás, de modo que se pueda conectar un dispositivo desde cualquier asiento del avión. En realidad, no es muy diferente a los routers con conexión Wi-Fi de una oficina o de una casa.

La señal se manda a un satélite y, desde allí, a tierra. Se permite la conexión desde que el avión alcanza una altitud de tres mil metros. No sólo se puede encender un portátil o un tablet PC para conectarse a Internet, sino también un teléfono móvil. Aunque todo depende del tipo de conexión que use: el sistema GSM sigue sin poder usarse.

Pero la señal del satélite no sólo va a servir para que los pasajeros disfruten de Internet. La Unión Europea está desarrollando un sistema que, con la ayuda de los datos que manda el satélite, permitirá aterrizar a cualquier avión y en cualquier parte en condiciones de visibilidad reducida. Todo ello sin que sea necesario una enorme y costosa infraestructura en tierra. Se denomina sistema EGNOS (European Geostationary Navigation Overlay Service).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *