Trabajar en Google no es tan genial como dicen


De vez en cuando aparecen noticias en los medios de comunicación que muestran listas de las mejores empresas para trabajar y no es infrecuente que Google aparezca en ese tipo de listas. Por ello, se idealiza al gigante de las redes sociales como un lugar donde la jornada laboral casi es mejor que el tiempo de ocio.

Sin embargo, parece que no es todo tan genial como lo cuentan. Algunos empleados y extrabajadores están contando la cara oculta de lo que supone trabajar en Google. Es cierto que la empresa ofrece buenos salarios y otros beneficios laborales, pero no es menos cierto que pocos son los que pueden acceder a ellos. La selección de empleados es durísima incluso para los puestos de poca cualificación.

Por ejemplo, hay universitarios que están contratados sólo para dar soporte técnico a los anunciantes que quieren publicar en los productos de Google o para revisar el contenido de YouTube o para escribir código básico en un sitio. Tareas más o menos rutinarias y poco gratificantes que pueden minar la moral de un joven que pensaba desarrollar una brillante carrera en Google. Claro que no es tan raro que en otros países un universitario haga ese tipo de tareas o, incluso, de más baja cualificación.

Gente que ha estudiado un máster en Harvard y, quizá, está respondiendo a comentarios en Orkut. Al fin y al cabo, Google es una de las empresas más importantes del mundo, con una mayor proyección y que gana y mueve miles de millones de dólares cada año. No todo son las geniales oficinas de colores con salas para descansar o jugar.


Por otra parte, los trabajadores reconocen que quien trabaja duro y crea un proyecto de interés, es apoyado por la empresa y puede conseguir un ascenso.

Nadie se fía de nadie

Otra de las críticas al ambiente laboral es la enorme competencia, sobre todo, entre los ingenieros. La mayoría, que son hombres, cree que es mejor que el resto y hay una gran rivalidad. (Algunos empresarios pensarán que es algo bueno.) Lo malo es que llega un punto en que hay que tener mucho cuidado con lo que se habla y con quién. Así, se tiende a jerarquizar a los empleados de forma muy radical.

Google se ha convertido, en opinión de algunos trabajadores, en una gran máquina de hacer dinero y los trabajadores no pueden destacar de forma individual. Sólo unos pocos ingenieros con grandes ideas se convierten en los trabajadores estrellas de la compañía. El resto son empleados de una multinacional y sus condiciones no son muy diferentes de las condiciones que ofrece cualquier multinacional.

2 comentarios

  1. Me hace gracia este tipo de posts.. y no solo por el tuyo, sinó en general.

    Me hace gracia ver como se “critica” y se dice que una “compañia” no es tan bonita como se presume cara al público.

    Es obvio!!!! Es una EM-PRE-SA, y como tal su único fin, es ganar dinero. Con esto no digo que la empresa tenga que esclavizar a sus trabajadores, ni quitarles derechos basicos etc etc…, tan solo digo, que no es raro que en una empresa como google, te pidan “excelencia”, para trabajar con ellos. No en balde es una de las mejores empresas del mundo. Y como en todos sitios, si tu sitio de trabajo te disgusta, déjalo (obviamente, siempre que tu situación económica te lo permita).

    Como resumen… “No es oro todo lo que reluce” pero no nacimos ayer… así que hay que ser menos ilusos.

  2. Estoy de acuerdo, buena reflexión. Google es lo que es buena parte por sus empleados, por la exigencia y competencia que existe en conseguir un puesto de trabajo, eso les hace poder contratar a los mejores. En ningún caso lo considero un aspecto negativo.

    Trabajar en Google es genial en el momento que sus valores alinean contigo, disfrutas de lo que haces y sabes valorar tanto los beneficios sociales como el confort y la originalidad de sus oficinas. Lo demás ya es lo de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *