Músicos que venden un USB en vez de un CD


La industria no se da por enterada, pero, por suerte, algunos músicos sí. El formato CD tiene muy poca razón de ser. La gente no compra cedés porque escucha la música en reproductores de sonido portátiles, desde el ordenador o a través de un disco duro conectado a la televisión o a equipo de alta fidelidad.

Así que, viendo el panorama, algunos músicos se pasan directamente al USB. Es lo que han hecho el pianista Manel Camp y el saxofonista Llibert Fortuny, que han grabado canciones navideñas en clave de jazz y han decidido venderlas en una pulsera USB.

Cada vez más músicos piensan que invertir en la edición de muchos cedés es poco menos que una locura. En la actualidad, sobre todo, se usa para promoción (mandarlo a radios, locales de conciertos, discográficas, periodistas especializados…) y, como mucho, para vender un puñado tras una actuación en directo. La venta en tiendas es casi inexistente.

Además, el USB les ha permitido, además de registrar la música, ofrecer imágenes y dejar un espacio libre para que cada usuario pueda añadir lo que quiera. “Todo el mundo descarga música en mp3”, reflexiona Manel Camp, así que “por qué no hacerlo nosotros directamente”. Parece lo más sensato.

Pulsera de diseño

Elegir el formato USB no significa que no se pueda presentar de forma atractiva. En su caso, han optado por un dispositivo en forma de pulsera y presentarlo dentro de una bola de Navidad para colgar en el árbol, ya que se trataba de versiones de canciones de Navidad. Vendes estas pulseras USB en los conciertos y a través de internet.


De momento, han conseguido algo: que la gente se interese por la idea y valore el esfuerzo de los músicos por adaptarse al público. Estos músicos de jazz quieren seguir apostando por el formato USB, una forma útil y efectiva de distribuir su música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *