Monster Vision Max 3D, gafas 3D universales


El formato en tres dimensiones parece despegar definitivamente. Y no sólo en las pantallas de cine, también en las televisiones domésticas, el Blu-Ray, las videoconsolas, los ordenadores, en fin, en cualquier aparato en el que se pueda disfrutar de una obra audiovisual. De momento, el alto precio de las pantallas que ofrecen 3D, así como lo caras que resultan las gafas de las que no se puede prescindir si se quieren experimentar las tres dimensiones, hacen que la tecnología no se haya impuesto en el público general. Sin embargo, existe un problema aún mayor: la universalización de las gafas necesarias para ver en tres dimensiones. Desde los tiempos en que convivían los formatos Betamax, Video 2000 y VHS, hasta que este último se impuso, pasando por los variados formatos de grabación en vídeo digital actuales o los sistemas operativos de los ordenadores, las compañías tecnológicas han luchado por imponer su formato en prejuicio de los consumidores. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, no se puede ver una televisión 3D de Sony con unas gafas 3D de Samsung. Sin embargo, a la larga acaba por imponerse un formato universal porque los consumidores no están dispuestos a que las marcas les mareen una y otra vez.

La solución, esta vez, llega de la mano de la empresa Monster Cable y son unas gafas para ver el formato en tres dimensiones en cualquier pantalla y que se denominan Monster Vision Max 3D. La empresa creadora del invento promete que será compatible con todos los modelos de pantalla de cualquier marca durante varios años y que podremos cambiar de marca de pantalla cuando queramos sin preocuparnos por adquirir unas nuevas gafas 3D.

El funcionamiento es sencillo. El problema suele encontrarse en el pulso que sincroniza las gafas con la pantalla: como todos son diferentes, las gafas sólo funcionan con la marca correspondiente. Así, en Monster Cable pensaron que una buena solución sería crear una base receptora capaz de leer los pulsos de las pantallas y modificarlos para que funcionen con las Monster Vision Max 3D. De momento, no son muy asequibles a bolsillos en crisis. Cuestan 250 dólares (poco más de 200 euros) el primer par y 180 dólares el segundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *