Método para detectar la ironía en redes sociales de forma automática


Expertos del Laboratorio de Ingeniería en Lenguaje Natural (Lab NLE) de la Universitat Politècnica de València (UPV) están desarrollando un método para la detección automática de la ironía en los mensajes que se escriben en las redes sociales. El funcionamiento del sistema se basa en encontrar el núcleo de significado de las conversaciones corrientes. La utilidad más clara se encuentra en el análisis que las empresas pueden hacer de los mensajes que los usuarios dejan en el Facebook o el Twitter corporativos.

Sus desarrolladores, el investigador Paolo Rosso y el doctorando mexicano de la UPV, Antonio Reyes, el método está especialmente indicado, por tanto, para el sector empresarial. Aunque, por supuesto, se podrá usar en otros ámbitos.

Las redes sociales son cada vez más importantes para las empresas. Los usuarios pueden verter su opinión sobre el desempeño de la empresa con total libertad. Las empresas tienen esto en cuenta cada vez más. Quieren saber, en especial, qué opinan los consumidores sobre un determinado producto o sobre la empresa en general.

Sin embargo, los sistemas automáticos de polaridad, ante una opinión irónica, suelen fallar. Y esto repercute en las estrategias de márketing y, a la postre, en los resultados de una empresa. El reto era, pues, calibrar con una alta certeza los mensajes de los usuarios. Para el desarrollo del método, el equipo del Lab LNE trabajó con datos procedentes de diferentes redes sociales.

Mediante el análisis de una serie de opiniones de clientes, consideradas irónicas, encontraron las claves para hacer frente a esta tarea desde un punto de vista computacional. El objetivo era reunir elementos de discriminación que representan la ironía. Se ha analizado lingüísticamente las características que varios autores, expertos en la materia, han propuesto para describir la ironía. Y algunos aún piensan que el análisis de texto no servía para nada…

Lo que finalmente han hecho los investigadores es traducir las características abstractas de la ironía a patrones textuales que permiten representar el núcleo de significado y, sobre todo, de uso. Los modelos, por otra parte, no se limitan a representar ejemplos creados para tal efecto, como pueden ser los literarios típicos de la ironía. Los modelos se basan en ejemplos coloquiales, de usuarios reales.

Qué ironía: hasta la ironía nos van a controlar desde internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.