El 3D causa daños visuales


La sensación de ver imágenes en tres dimensiones, al menos, los primeros minutos, hasta que la vista y el cerebro se acostumbran, es extraña. Pero, además de extraña, podría ser perjudicial desde el punto de vista de la salud. Algunos de los efectos secundarios que pueden sobrevenir después de disfrutar de la visión tridimensional durante un tiempo son sensación de dolor de cabeza, molestias visuales o fatiga.

Así lo señala un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Berkeley, California, que afirma que la observación prolongada de contenidos en tres dimensiones puede provocar molestias visuales, dolores de cabeza, fatiga y otros tipos de malestar.

Según los autores del estudio, publicado en la revista científica Journal of Vision, el problema se produce porque los ojos de los espectadores se tienen que ajustar constantemente a la distancia de la pantalla y el contenido en 3D que proviene de ella. Este cambio constante produce que la visión se canse más de lo normal, generando visión nublada, dolores de cabeza o cansancio ocular.

Por tanto, lógicamente la fatiga ocular se intensifica con el tiempo de exposición a los contenidos en 3D. Comienza poco a poco, pero crece con el tiempo. Las recomendaciones para evitar en la medida de lo posible estos negativos efectos son hacer descansos frecuentes y limitar la duración de la visualización. Claro que no es fácil hacer un descanso justo en el momento más interesante de la película.

Además, según los responsables del estudio, es aconsejable sentarse lo más lejos posible de la pantalla si se va a disfrutar de contenido en tres dimensiones. Los contenidos en 3D son cada vez más populares en todos los sectores (cine, videojuegos, publicidad, contenidos para teléfonos móviles…) y en todos los soportes (DVD, Blu-ray, ordenadores, teléfonos con pantalla…). Los productores de todos estos contenidos deberían empezar a tener en cuenta estos estudios, ya que pueden reducir o evitar el daño al espectador eligiendo los rangos de profundidad apropiados para que la visión del espectador sea cómoda y no se canse en demasía. Ya en diciembre de 2010, Nintendo reconoció que sus juegos en 3D pueden generar fatiga ocular y recomendó realizar pausas prolongadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *