Facebook y otras redes sociales pueden producir brotes psicóticos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Según un estudio que ha elaborado la Universidad Sackler de Medicina de Tel Aviv, en colaboración con el Centro de Salud Mental Shalvata, el uso de Facebook puede causar brotes psicóticos. Lo mismo ocurre con otras redes sociales.

El doctor Uri Nitzan, autor del artículo, señala que la capacidad de los medios de comunicación sociales para conectar con las personas que viven lejos, junto con su capacidad de promover y desarrollar relaciones virtuales, puede provocar que la gente vaya, literalmente, volviéndose loca. Ya se había hablado de la dependencia que pueden causar las redes sociales, pero este nuevo descubrimiento parece bastante más peligroso.

Las personas, en nuestras sociedades, estamos cada vez más solas y, por tanto, somos más vulnerables. Según los responsables del estudio, somos más ingenuos desde del punto de vista tecnológico. El estudio ha sido publicado en la revista Israel Journal of Psychiatry and Related Scientists y presenta tres estudios de casos detallados realizados por el Nitzan en pacientes que trataba.

Estos tres pacientes comparten algunas características, como la vulnerabilidad causada por la pérdida o la separación de un ser querido. Ninguno de ellos tenía antecedentes de abuso de drogas ni episodios psicóticos anteriores y los tres han experimentado episodios psicóticos que fueron provocados por las comunicaciones a través de Internet.

Todos los pacientes desarrollaron síntomas psicóticos, como ilusiones con respecto a la persona con la que se comunicaban que aparecía en la pantalla de su ordenador. Por otra parte, al hablar de las experiencias relacionadas con las redes sociales, los sujetos se sentían menos seguras de sí mismas. En otras palabras, eran carne de cañón para acosadores cibernéticos.

Inmadurez emocional

El estudio también pone de manifiesto que se necesita una cierta madurez emocional para decodificar los mensajes recibidos a través de Facebook y otras redes sociales. No es tan fácil determinar si un mensaje es una broma o si la persona que lo escribió realmente tiene un grave problema que debería tratarse. La falta de comunicación cara a cara, en directo, distorsiona el mensaje.

Teniendo en cuenta este descubrimiento, el doctor Nitzan recomienda que los pacientes que se traten en Psicología o Psiquiatría informen de sus hábitos de comunicación social y su uso general de internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *