Cierran cuentas de Wikipedia por promocionar empresas


El funcionamiento de la Wikipedia se basa en la libertad de edición, en que toda persona puede aportar algo al artículo que quiera. Son los propios usuarios los que revisan y confirman los datos. Es una herramienta que busca que el conocimiento colectivo ayude a toda la humanidad, pero las grandes empresas tienen sus propios planes que están a años luz de buscar un beneficio para todos.

Las empresas saben cómo funciona la Wikipedia y son conscientes de que algunos datos pueden dañar su reputación. Por ello, se encargan de editar los artículos que hablan sobre ellas o sobre sus más importantes directivos, bien borrando las críticas o las malas prácticas o falseando datos para que no parezcan tan malos.

La Fundación Wikimedia ha decidido tomar cartas en el asunto y ha encontrado más de 250 cuentas de editores que son financiadas por empresas con fines de márketing y promoción. Inmediatamente, han cancelado esas cuentas. La denuncia ha venido de los medios especializados en tecnología Daily Dot y Vice. Muchos administradores de cuentas llegaban a acuerdos con empresas para escribir entradas o, al menos, algunos párrafos, a su favor.

Esta práctica supone una violación de las políticas y términos de uso de la Wikipedia, ha señalado la directora de Wikimedia, Sue Gardne. Con la cancelación de estas cuentas se quiere proteger el proyecto y defender su neutralidad.

Comprar el conocimiento


Ocurre, sobre todo, en las páginas escritas en inglés. Es irónico que una idea que se ha desarrollado con la colaboración desinteresada de millones de editores, que realizan labores de escritura, corrección, revisión, etc., tareas por las que no cobraban nada, se vea manchada por el pago de empresas. La peor cara del capitalismo lo ensucia todo.

Daily Dot asegura que miembros de Wikipedia cobraron entre 500 y 1.000 dólares por escribir artículos o hacer la vista gorda en las revisiones. Además, cobraban otros 50 dólares cada mes por mantener la entrada. Vice encontró a un decano universitario que pagó 1.500 dólares por un perfil de usuario y otros 800 dólares para que no se borrara una entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *