Caso Kim Dotcom: Estados Unidos pasa al ataque


Continúa el pulso legal entre el creador de Megaupload y la Justicia de Estados Unidos. Ahora, el Departamento de Justicia ha presentado un informe con pruebas que pueden perjudicar mucho a Kim Dotcom, con documentos como correos, enlaces, archivos o, incluso, conversaciones a través de Skype.

La tesis de Estados Unidos es que Megaupload servía para mucho más que para compartir archivos, legales o no. Se movía una cantidad ingente de dinero que beneficiaba, especialmente, a los que aportaban tráfico al servicio. La lista de acusaciones es casi interminable, pero veamos algunas de ellas.

Megaupload vigilaba el tráfico de su web que provenía de portales de enlaces piratas, donde insertaba publicidad y dama dinero a quienes subían más ficheros. Las recompensas eran de 25.000 dólares en 2006, pero, años después, llegaron a superar el millón de dólares.

Algunos antiguos usuarios de Megaupload están colaborando con la Justicia estadounidense. Esos usuarios subían contenido a cambio de dinero y saben cómo funcionaba el sistema, así como las intenciones de Kim Dotcom.


Se calcula que Kim Dotcom ganó 42 millones de dólares con Megaupload sólo en 2010. Su socio Mathias Ortmann ganó 9 millones, el diseñador Julius Bencko, más de un millón, el programador Bram Van Der Kolk, más de dos millones y, el responsable de márketing, 400.000 dólares.

Megaupload recibía miles de solicitudes legales que pedían borrar los archivos pirateados. Cuando ocurría eso, se eliminaban los enlaces, pero el archivo continuaba alojado en los servidores. Ocurría algo similar cuando Megaupload decía que borraba las cuentas de usuario que habían infringido derechos de autor.

Listas falsas

La lista de los archivos más descargados estaba falseada. Mostraba archivos legales como avances de películas o versiones demo de juegos, pero, en realidad, los archivos más populares eran otros.

En uno de los correos electrónicos, los directivos hablan de series como Dexter, Los Soprano, Taken o Seinfeld, y dicen que ellos no son piratas, sino que usan un servicio de logística de piratas modernos. Incluso llegaron a comentar que había que limitar la piratería, aunque eso supondría eliminar casi todos los archivos en vídeo de Megaupload.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *