Aplicación para smartphones que controla el ritmo cardiaco


Con el desarrollo de las aplicaciones para móviles, especialmente para Android y los iPhone, el móvil sirve para mucho más que para llamar por teléfono o mandar mensajes de texto. De acuerdo con que algunas aplicaciones son inútiles y no dejan de ser poco más que una broma. Pero, por suerte, también hay aplicaciones muy prácticas.

En concreto, queremos hablar de una aplicación desarrollada por investigadores del Worcester Polytechnic Institute (Estados Unidos) que informa sobre el estado de algunos indicadores básicos de la salud del usuario. Pero lo mejor de todo es que para usar esta aplicación no hacen falta sensores ni cables externos. El software desarrollado utiliza la cámara del smartphone para medir parámetros de salud como el ritmo cardíaco o la respiración detectando los sutiles cambios en el color de la piel.

El funcionamiento del software, por tanto, es muy sencillo. El usuario sólo tiene que acercar el móvil a su piel, apuntando con la cámara de vídeo del dispositivo. La aplicación detecta los cambios en el color de la piel y muestra las pulsaciones o la respiración del individuo. De este modo, cualquier persona que cuente con un smartphone puede controlar sus pulsaciones cardíacas u otros parámetros básicos de salud desde su propio terminal y sin la ayuda de ningún profesional sanitario.

La aplicación es un perfecto ejemplo de cómo la tecnología, bien usada, puede ayudar enormemente al ser humano. En este caso, puede facilitar la atención médica y salvar vidas, mostrando información básica sin tener que acudir a un centro médico.

Los avances en las aplicaciones especialmente diseñadas para los smartphones pueden ser un instrumento muy útil para la medicina. No todo son juegos adictivos y aplicaciones para las redes sociales. La humanidad se puede beneficiar de la combinación de Internet, los móviles de última generación y diseñadores e programadores responsables, con talento e imaginación.

Otra aplicación, esta vez para iPhone, llamada XWave, es capaz de medir la actividad cerebral del usuario. Pero, esta vez sí son necesarios los cables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.