Sistema que bloquea el móvil al conducir


En muchos países está prohibido hablar por el móvil mientras se conduce. Es peligroso porque se distrae la atención de la carretera. Mucho más peligroso es, por tanto, leer y, aún más, escribir mensajes SMS o de mensajería instantánea. (Como peligroso es pintarse mientras se conduce, revisar el último informe trimestral de la empresa o muchas otras actividades que se realizan y que distraen la atención del conductor.) En algunos lugares, incluso multan por escribir mensajes SMS… a los peatones. Todo sea por nuestra seguridad.

Pero el caso es que a pesar de las leyes, de las multas y del sentido común, los conductores siguen mandando mensajes de texto con una mano, mientras que con la otra manejan el volante. La solución es tan sencilla como instalar un auricular Bluetooth, pero para muchos es molesto. ¿Qué hacer, entonces? Investigadores de la Anna University of Technology, en Tamilnadu, la India creen que la mejor forma de prevenir accidentes por esta causa es impedir usar el servicio.

El sistema desarrollado por los investigadores es capaz de detectar si un conductor está utilizando su teléfono mientras el coche está en movimiento y, si es así, se activa una señal para que el móvil cese toda señal. La idea (y parte más difícil de la investigación) es desarrollar una manera de apagar el móvil sólo a la señal del conductor, de modo que el resto de pasajeros sí puedan usar sus dispositivos móviles. Un bloqueador de bajo rango que no afecte a los otros pasajeros del coche.

Ya hay quien se opone al sistema, por si hay que hacer una llamada de emergencia. Pero lo cierto es que este sistema podría salvar miles de vidas cada año. Los investigadores han señalado que el sistema también podría utilizarse para el envío de información del coche a los departamentos de tráfico si el conductor realiza alguna acción ilegal.

¿Se atreverá algún responsable político a implantar el sistema? ¿Lo aceptarían los conductores? Por desgracia, parece que nuestra gran dependencia de los móviles puede más que nuestra seguridad, la de los otros pasajeros y la de los viandantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.