La ciudad inteligente que Microsoft planea en Portugal


La compañía Microsoft tiene previsto construir una ciudad tecnológica, una smart city (ciudad inteligente) en la pequeña localidad lusa de Paredes, cerca de Oporto. El proyecto ya está diseñado y se tardarían cuatro años en levantarse por completo. Ocuparía unas 1.670 hectáreas donde trabajarían 225.000 personas. El coste total del macroproyecto ronda los 10.000 millones de euros. No es necesario añadir que sería un balón de oxígeno para la maltrecha economía de Portugal.

Según el periódico The Wall Street Journal, el proyecto, en realidad, parte de un ex directivo de la compañía Microsoft, Steve Lewis, que en la actualidad es el Director Ejecutivo de la empresa Living PlanIT, que, precisamente, se dedica a construir ciudades más habitables y sostenibles.

La de Paredes no es la única ciudad inteligente que se está desarrollando. Otras se están levantando en Nueva Sangdo, Corea del Sur, en Masdar, Abu Dhabi, o en Dongtan, China.

La empresa Living PlanIT tiene una tecnología propia, llamada PlantIT Urban Operating System (UOS), que funciona como una plataforma de control en tiempo real que converge de la computación en nube para la detección, simulación, análisis y servicios aplicados a la fabricación e infraestructura de los edificios.

El concepto ciudad inteligente consiste que todos los edificios de la ciudad tengan dispositivos y sensores que controlen cualquier tipo de parámetro para que, en caso de incidente, se pueda actuar con mayor rapidez. Esto es lo que venden, al menos. Pero también me vienen a la mente películas de ciencia ficción, como Minority Report, donde nadie podía escapar al control policial gracias a un escaneo de ojos hecho desde cualquier lugar o edificio público.

Pero volviendo al lado positivo del proyecto, por ejemplo, si se produce un incendio en un edificio de una ciudad inteligente, el equipo de bomberos tendrá información sobre datos importantes que le permitirán enfrentarse al incendio en las mejores condiciones, como la temperatura dentro de cada habitación, la calidad del aire o el tiempo que lleva el incendio activo.

Por supuesto, todos los edificios son sostenibles desde el punto de vista ecológico, optimizando el uso de la electricidad y beneficiando al medio ambiente.

El Gobierno portugués se ha apresurado a afirmar que el proyecto PlanIT Valley es un proyecto de potencial importancia para el país, por lo que, seguramente, ofrecerá generosas ayudas fiscales y otros beneficios para facilitar la financiación del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *