Formatos que utilizan los libros electrónicos


La que se conoció como primera generación de libros electrónicos no tuvo éxito debido a que solamente podía leer el formato de libros de su propio fabricante lo que limitaba mucho el mercado y sus posibilidades. Por suerte, el tema de los formatos no es un inconveniente hoy en día para las empresas productoras de libros electrónicos, ya que la situación se ha estabilizado y saben bien el camino a seguir, aunque no todo es ideal todavía.

Formatos clásicos

Un libro electrónico es en definitiva un dispositivo con el que podremos abrir unos determinados tipos de archivos para su correcta visualización y para ello encontramos los clásicos archivos de texto (.TXT) o los documentos de texto enriquecido (.RTF). Los documentos creados con la suite Microsoft Office, no suelen crear problemas en cuanto a compatibilidad, siempre y cuando el dispositivo en cuestión sea compatible con este tipo de formatos.
De todas maneras no estamos ante los formatos ideales ya que no transmiten la sensación de estar leyendo un libro en formato papel, que es lo que persiguen todas las empresas a día de hoy.

Formatos abiertos contra los propietarios

Cuando estamos ante un libro electrónico, la primera duda que nos asalta es: ¿qué tipo de formato habrá escogido el propietario? Como se ha mencionado anteriormente, muchos fabricantes al principio de esta andadura apostaban por los formatos cerrados, únicos de los productores, pero la tendencia es a no hacerlos únicos.


EPUB frente a Amazon

Actualmente los dos grandes rivales que representan las dos opciones, la abierta y la cerrada son EPUB y AZW. El primero es un formato basado en un estándar libre promovido por el International Digital Publishing Forum. Cuentan con una empresa defensora fuerte, como es Google, que en la actualidad presenta todo su catálogo de libros en formato EPUB.

EPUB es una actualización del antiguo formato llamado Open eBook (.opf). Su estructura es sencilla, se basa en un documento XML que tiene la ventaja de adaptarse al tamaño de la pantalla, su resolución y todas las particularidades del lector que lo esté reproduciendo, en la actualidad son los más importantes, exceptuando el Kindle de Amazon. De esta manera el lector tiene el control de cómo quiere que se muestre el libro. Solamente falta que los programas instalados en los lectores sepan interpretar adecuadamente el formato EBUP funcione correctamente.

En el otro extremo encontramos Amazon y su tienda online de libros electrónicos. Partiendo de este punto es totalmente comprensible que el lector de Amazon, Kindle, descarte el EPUB como formato propio y utilice el AZW, el formato cerrado.

El formato de Amazon surgió tras la compra de la empresa Mobipocket que ya tenía un formato maduro. Amazon solamente se encargó de añadir su sistema de gestión de derechos de autor. Esto significa que los libros comprados en Amazon no podrán ser leídos en dispositivos que no sean de Amazon.


PDF, el más utilizado, pero no la mejor opción

Si alguien nos habla de libros electrónicos, lo primero que nos viene siempre a la cabeza es el formato .PDF de Adobe, gran error ya que se trata de una filosofía totalmente diferente a la que nos brinda el formato EPUB.
Con el PDF se pretende mantener la disposición y la apariencia del documento original, aunque en las últimas versiones se está permitiendo más flexibilidad en los archivos para que se pueda adaptar mejor al tamaño de la pantalla. De hecho, este es el formato que tiene mayor soporte dentro de los lectores de libros electrónicos.

Otros formatos

También podemos encontrar referencias a otros tipos de formatos como pueden ser HTML, Tome Raider, PostScript o Plucker.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *