Demandan a Google porque asociaba a una persona con actos delictivos


No vamos a engañarnos: el sistema que ordena la información de las búsquedas de Google es bueno. A veces, impresiona por su exactitud y, aún más, porque es capaz de corregir fallos al teclear. Tan popular se ha hecho que, en inglés, se inventó la palabra “googlear”, es decir, buscar un término o, sobre todo, una persona, en Google. ¿No os habéis googleado para saber qué significáis para el gran buscador?

¿Pero qué ocurre si el algoritmo falla? Lo pudo comprobar un japonés que se googleó a sí mismo y descubrió que, para Google, era un delincuente. Esta persona llevó el caso hasta un tribunal japonés que ha admitido a trámite la apertura de un proceso contra Google por su función autocompletar. Todo se hubiera quedado en una anécdota si esta persona no hubiera sido despedido porque Google autocompletaba su nombre asociándolo a actos criminales.

El hombre lo descubrió por casualidad. Tras perder su trabajo, pese a tener un buen currículo, no conseguía otro. Un día escribió su nombre en la barra de búsqueda de Google y la función autocompletar asociaba su nombre con muchos términos delictivos. Decidió contactar con Google para que borraran algunos de ellos. El gigante americano se negó a ello. Así que el hombre llevó el caso a los tribunales.

Un tribunal de Tokio ha admitido a trámite la apertura de un proceso legal en el que se debatirá si Google debe o no retirar dichas palabras asociadas con actos delictivos, algo que podría prohibir la función autocompletar en el país asiático.

El abogado del falso culpable ha señalado que la función autocompletar puede conducir a un daño irreparable en la reputación de una persona. Y lo mismo puede ocurrir con pequeñas y medianas empresas.

Aunque, por otra parte, no hay que creerse todo lo que aparece en Google. Ni todo lo que aparece en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *