Cuidado con los virus en San Valentín


Quedan dos días para San Valentín y, tanto si crees en la fecha y en lo que implica, como si no, más vale que te andes con ojo cuando uses tu ordenador y, en general, los dispositivos electrónicos. El 14 de febrero, las parejas se felicitan a través de postales y regalos y, claro, en el siglo XXI, muchas lo hacen a través de envíos electrónicos.

En definitiva, un día perfecto para los ciberdelincuentes. Así que, mucho cuidado con los engaños y el malware que se transmite a través del correo electrónico y otras vías. Hay que tener especial cuidado el mismo Día de San Valentín, pero también los días anteriores: llegan mensajes de correo con enlaces para descargar tarjetas, ofertas de productos para regalar, vídeos, mensajes en Facebook y Twitter, que pueden contener virus y otro tipo de malware.

En la actualidad, muchos usuarios utilizan las redes sociales como Facebook y Twitter para comunicarse, así que hay que prestar especial atención a los mensajes y enlaces que llegan por esta vía. Una de las prácticas más habituales de los ciberdelincuentes es publicar enlaces con ofertas de productos.

Pero, ojo, porque el clásico método de infección, el correo electrónico, se sigue usando. Uno de los más famosos virus de la historia fue el famoso gusano «I Love You», que infectó a ordenadores de todo el mundo a través de un falso mensaje de amor que llegaba enmascarado en la dirección de uno de nuestros contactos.

Consejos para no quedar infectado


En todo caso, hoy son más habituales los mensajes de spam con enlaces a tiendas de regalos que ofrecen ofertas increíbles o facturas de cargos por una compra de regalos que, en realidad, no hemos hecho. En fin, engaños.

Recuerda, en estos días, los consejos que dan los expertos para no caer en este tipo de estafas:

  • No ejecutar archivos adjuntos que procedan de fuentes desconocidas.
  • No abrir correos electrónicos o mensajes en redes sociales si proceden de fuentes desconocidas.
  • No seguir enlaces que lleguen por correo electrónico, aunque procedan de fuentes fiables como un contacto conocido. Es mejor teclear la URL en la barra del navegador, aunque sea más laborioso.
  • Si en la página de destino no se aprecia nada extraño, pero solicita realizar una descarga o una actualización, desconfía y sal de la web.
  • Si se quiere comprar en línea, es mejor hacerlo en la tienda original y comprobar que la conexión es segura (que comienza por «https»).
  • No usar, para compras o introducción de datos personales, ordenadores compartidos ni conexiones wifi de terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *