Criar abejas y cosechar miel, la última moda en Silicon Valley


En Silicon Valley, en el norte de California, se concentran algunas de las más grandes empresas tecnológicas. Muchas de estas empresas han dado muestras, en varias ocasiones, de practicar las políticas modernas con los empleados (con oficinas donde se pueden encontrar juegos o vistosas zonas de descanso) o con el medio ambiente (muchas de ellas invierten en energías renovables). En este sentido, la última moda en el valle es criar abejas en la empresa, una medida que también beneficia al medio ambiente.

Según el periódico Wall Street Journal, empresas de Silicon Valley están ubicando colmenas a sus sedes, en los jardines o en las azoteas. Por una parte, es una forma de reforzar su imagen ecológica. Por otra parte, se trata de un beneficio para los empleados, ya que la miel cosechada será para ellos.

Es un modo de vida en San Francisco y en todo el área de la bahía, según señala Robert Mackimmie, fundador de la asociación City Bees, que ayuda a gestionar colmenas en las ciudades. Hace tiempo que la idea se lleva a cabo en Nueva York. Ahora, la moda se ha trasladado a la otra costa. Y, tal vez, proviniendo de las empresas más famosas del mundo (al menos, para las generaciones más jóvenes), se contagie al resto del mundo.

Google, que también es este sentido es una de las empresas más innovadoras, fue de las primeras empresas en instruir a los empleados que quisieran para ser apicultores, pero no es la única. Intel ha instalado cinco colmenas, con unas 200.000 abejas, en su campus de Folsom. La compañía cuenta con un club de apicultura, da formación a los empleados y vende miel de producción propia en la cafetería.

Luchar contra la desaparición de las abejas

Google instaló sus colmenas en la primavera de 2010 y ya ha protagonizado desde entonces varias recolectas de miel, con buenos resultados en cantidad. Cuando se instaló la colonia de abejas en el campus, bautizada como Hiveplex (hive significa colmena), el cocinero jefe de la empresa explicaba que la iniciativa era un paso más en su estrategia de comer productos de producción local, luchando al mismo tiempo con uno de los problemas medioambientales de hoy en día, la desaparición de las abejas.

Muchas firmas emplean los servicios de Marin Bee Company, que además de a Intel y a Google, ha surtido de colmenas al San Francisco Chronicle, a la NBC, a Wine.com o al San Jose Mercury News. Como vemos, no sólo las empresas tecnológicas se han apuntado a la moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *