Crean una impresora 3D doméstica


Normalmente las impresiones 3D se emplean para uso profesional. Pero esto se va a acabar con la creación de una nueva impresora 3D doméstica, que ha sido desarrollada por el equipo de RepRapBCN dentro de un proyecto de la Fundación CIM-UPC y que está enfocada para un uso doméstico o para pequeños negocios. Un nuevo producto que ha sido bautizado con el nombre de BCN3D.

La impresora se ha creado bajo licencia libre de RepRap y ya está disponible para su adquisición. Su precio se sitúa por debajo de los 900 euros. Y, de momento, está teniendo bastante aceptación, puesto que según señala el equipo de investigadores se está exportando a más de diez países. Especial interés han mostrado mercados como el alemán, estadounidense o francés.

Funciones

BCN3D es capaz de fabricar capa a capa cualquier tipo de pieza a partir de un diseño generado por ordenador. De esta manera, una persona desde su casa o bien pequeña empresa puede fabricar su producto, pero sin tener que hacer grandes inversiones en máquinas. Tampoco se precisa de personal especializado o técnicos.

La impresora permite realizar diferentes usos, siendo una alternativa a la impresión convencional. Incluso está siendo utilizada para la impresión de ecografías en 3D, siendo esta función una de sus principales carácterísticas. Para ello, el Ultrasound3DPrinted emplea una tecnología que ha sido desarrollada para este proyecto y que genera un modelo tridimensional de la imagen generada por una ecografía 3D que luego puede imprimirse con esta impresora.


La impresora es capaz también de imprimir diseños y trabajos realizados por ingenieros o arquitectos, entre otros posibles usos que puede tener dentro del ámbito profesional.

Diseño

Esta impresora tiene un diseño que se caracteriza por su robustez. No obstante, aunque inicialmente puede parecer aparatosa, su montaje es realmente muy sencillo, al igual que su funcionamiento gracias al panel de control que incorpora.

2 comentarios

  1. Hace unos días vi un capítulo de CSI en el que utilizaban una impresora 3D para imprimir dos pistolas, que valieron perfectamente para matar a alguien. Me parece flipante que la tecnología haya avanzado tanto como para tener impresoras en 3D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *