Una aplicación para smartphones que fotografía al ladrón


Las posibilidades de las aplicaciones para smartphones están avanzando a un ritmo increíble. En cuestiones de seguridad, sobre todo. Acaba de aparecer una nueva app que, no sólo bloquea el teléfono para que no pueda ser usado por otra persona que no sea el usuario, sino que, además, le hace una fotografía.

La empresa que ha tenido la genial idea y la ha desarrollado ha sido el antivirus para Android Lookout. La aplicación funciona de la siguiente manera: cuando alguien intenta acceder al smartphone robado, introduciendo tres veces códigos pin erróneos, la aplicación tomará una fotografía con la cámara frontal del teléfono que enviará al correo electrónico del usuario.

Quizá algunos opinen que la medida es un poco radical, pero todo depende del modelo de teléfono que se posea. Los que pagan un buen dinero por tener el último modelo de su marca favorita, no se quieren quedar sin él al menor descuido.

El usuario al que roben su smartphone, si tiene instalada esta aplicación, podrá revisar la bandeja de entrada de su correo electrónico y, metiéndose en la web Lookout.com, podrá ver la fotografía del ladrón.

La compañía Lookout ofrece esta opción siempre que el usuario se registre a través de una suscripción Premium, que, en Estados Unidos, cuesta unos 3 dólares al mes. El otro requisito para que funcione la aplicación correctamente, lógicamente, es que el smartphone que va a ser protegido cuente con una cámara frontal para hacer la fotografía al caco. Además, debe tener el sistema operativo Android 2.3 o una versión superior.

Casi 16.000 robos de móviles en Nueva York


En Nueva York, el robo de iPhones y otros teléfonos de gama alta es muy alto. Según datos de la Policía neoyorquina, se registraron casi 16.000 robos de este tipo, lo que representa el 14% de todos los delitos de la ciudad.

Se cuenta que una vez, un mismo terminal fue robado dos veces el mismo día: al primer ladrón se lo robaron también. Los iPhones son la pieza más codiciada, ya que pueden ser fácilmente reprogramados y, luego, vendidos en el mercado negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *