Gana 800.000 dólares porque se olvidó que había comprado bitcoins


Bitcoin es una moneda virtual ideada en 2009 por Satoshi Nakamoto. No se sabía si iba funcionar, no se sabía si sería legal, pero muchos comenzaron a usar la moneda para sus transacciones en internet. El valor de la bitcoin (porque, por muy virtual que sea la moneda, el sistema en el que vive la gente que la usa sigue siendo el capitalismo) comenzó a subir y a bajar, como un valor en Bolsa o como cualquier otra moneda.

Cuando apareció la bitcoin, un ciudadano noruego llamado Kristoffer Koch compró por valor de 27 dólares. Después, se olvidó de la operación. Tras años de vaivenes… ahora su valor es de 886.000 dólares. Así, Koch, invirtiendo 150 coronas para comprar 5.000 bitcoins en 2009 ha conseguido aumentar su ganancias en más de un 300.000%.

Las Bitcoins se almacenan en carpetas cifradas protegidas con una clave privada. Koch lo olvidó. Un día, recibió una agradable sorpresa. Le informaban de que tenía 5.000 bitcoins.

En abril de 2013, el valor de bitcoin alcanzó un máximo de 266 dólares antes de caer a un mínimo de 50 dólares poco después. Desde entonces, bitcoin ha fluctuado enormemente. Por ejemplo, cayó a los 30 dólares en un día y, después, llegó hasta los 197 dólares en octubre.


Koch cambió la quinta parte de sus 5.000 bitcoins y se pudo comprar un apartamento en Toyen, uno de los barrios ricos de Oslo, la capital noruega.

Negocios que aceptan bitcoins

El sistema para comprar y vender bitcoins es complicado para evitar el lavado de dinero. Pero, poco a poco, algunos negocios están aceptando el nuevo tipo de moneda: en algunos pubs británicos, por ejemplo, como el Pembury, en Londres, se puede pagar con bitcoins. En octubre se instaló el primer cajero que dispensa bitcoins del mundo, en Vancouver, Canadá. Para poder operar, la máquina escanea la palma del usuario.

Como cualquier moneda, por tanto, está expuesta a sufrir operaciones de blanqueo de dinero, de falsificaciones y a que se especule con ella. Aunque, a veces, un ciudadano pueda acertar en la inversión, como Koch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *