Spotify, presionada por las discográficas, pondrá límites en las cuentas gratuitas


Spotify quiere entrar en el mercado estadounidense, pero las discográficas le van a hacer pagar un alto precio por ello. Algo que va a repercutir en los usuarios. El chollo de música sin límite de forma gratuita se acabará el próximo mayo. Era demasiado bonito para ser verdad y, bueno, se veía venir.

La compañía sueca ha decidido que las cuentas gratuitas de Spotify comiencen a tener restricciones. La interrupción con anuncios, en la mayoría de las ocasiones con una música totalmente distinta a la que el usuario escucha, no son suficientes. A partir del 1 de mayo de 2011, los usuarios con la cuenta conocida popularmente como freemium, es decir, gratuita (y que representan el 85% del total) sólo podrán escuchar música a través de Spotify durante diez horas al mes. Esto equivale a unas doscientas canciones (si son de Pink Floyd, algunas menos, si son de música punky, muchas más) o veinte álbumes. Además, sólo podrá escuchar un máximo de cinco veces al mes una misma canción.

El objetivo de la medida está claro: incentivar a la gente a que se pase a las cuentas de pago. La verdad es que, si se piensa detenidamente, después del cabreo inicial que uno siente con este tipo de noticias, cinco euros al mes, que es lo que cuesta darse de alta en la cuenta Unlimited, por escuchar toda la música que uno quiera y sin sufrir la molesta publicidad, no es tanto dinero. El problema es que el usuario se ha acostumbrado a tener ese servicio (al menos, si aguanta la interrupción de los anuncios) de forma gratuita. Bien, las discográficas mandan. Tienen que pagar la promoción y la moderna tecnología de los estudios para convertir a artistas sin un mínimo de talento en ídolos de masas.

El caso es que las negociaciones con las discográficas norteamericanas se encontraban en punto muerto. ¿La razón? La de siempre: los derechos de autor y el canon que hay que pagar a las discográficas por usar la música que producen. En el nuevo negocio de distribución musical no quieren quedar al margen.

Otros servicios que ofrecen música a través de Internet de forma gratuita pueden ser los grandes beneficiados. Páginas como Grooveshark, Accuradio, Last FM o Rockola.fm quizá aumenten de forma considerable la cantidad de usuarios que usen sus servicios a partir de ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *