Diez consejos para provechar al máximo tu perfil de Linkedin


Linkedin, la red social para profesionales, es un sistema que ofrece muchas posibilidades de negocio. Es red social va más allá del mero contacto entre individuos. Sin embargo, si no se sabe utilizar bien, no ofrece rendimiento.

Con ella, podemos sacarle mucho jugo a nuestra empresa y nuestro negocio, pero hace falta conocer su funcionamiento en profundidad. Por eso hoy os traemos diez consejos elaborados por el Centro de Estudios Financieros para sacar todo el partido a Linkedin.

Consejos para aprovechar tu perfil

Estrategia: antes de utilizar la red social, conviene elaborar una estrategia concreta, apuntar con un solo foco. ¿Qué queremos hacer? ¿Conseguir clientes, nuevos contactos, buscar un trabajo?

Establecer rutinas diarias: Conviene que varias veces al día revisemos Linkedin. Mantenerlo constantemente actualizado es idóneo para obtener un mejor rendimiento. Por otra parte, merece la pena crear una cuenta de correo única para las redes sociales.

Rellenar el perfil: Es importante cumplimentar el perfil en su totalidad. La fotografía de tipo profesional, será esencial para dar una imagen seria. Mencionar los objetivos y la carrera profesional ayudará a crear nuevos vínculos. También es importante incluir un correo electrónico y un teléfono de contacto. Por último, es esencial tener recomendaciones de personas importantes.

Titular: Para identificarnos, debemos evitar anglicismos y títulos demasiado largos, sobre todo para que se nos pueda encontrar fácilmente.

Búsqueda: cumplimentado todo el perfil, debemos buscar a las personas que queremos que nos fichen para trabajar. Con la herramienta de búsqueda avanzada las encontraremos fácilmente.

Grupos: conviene utilizar esta función para encontrar a personas afines a nuestro ámbito.

Comunicación: tener textos básicos de presentación, de unas pocas líneas, es ideal para entrar en comunicación con otros miembros de la red. En ellos indicaremos a qué nos dedicamos y cuáles son nuestros objetivos.

Tratamiento profesional: El tono debe ser siempre serio y educado. Es mejor evitar demasiada formalidad (decir, por ejemplo «señor»); mantenerse en un término medio es lo ideal.

Mantener la cuenta independiente: Conviene no vincular nuestra cuenta de Linkedin con cuentas personales en Facebook o Twitter. El motivo es sencillo: las segundas son de índole estrictamente personal y la primera es propia del ámbito profesional, dos esferas que deben mantenerse separadas.

Anticipación: Es conveniente saber anticiparse a los hechos. Si tenemos trabajo, no debemos dejar, por ello, de crear una red de contactos por si acaso en el futuro nos quedamos sin él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *