Consejos para crear buenas infografías

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0

trabajando
A estas alturas de la película seguro que ya sabes lo que son las infografías. Son representaciones visuales o diagramas de textos escritos con los que transmitir una información de forma resumida. Normalmente responden a preguntas sobre el porqué, el cómo, el cuándo y el dónde de un tema en concreto.

Que sean más o menos atractivas hace que sean más o menos leídas, así que es bueno tener en cuenta consejos como los que te damos a continuación. Los datos proporcionados son importantes, pero también lo es presentarlos de una forma amena.

Elige bien el tema

Ten claro de qué vas a hablar. Cuanto más específico seas más interés suscitarás en el lector que anda buscando información sobre ello.

Piensa en un título sugerente

Para que el lector se detenga y quiera leer tu infografía, trabaja en un buen título que llame su atención. Unas 10 palabras pueden ser suficientes. Más palabras pueden ser contraproducentes.

Infórmate bien

No prepares una infografía si no tienes información contrastada de fuentes fiables. Un error se puede pagar muy caro, y para evitarlo no hay nada como recabar datos y analizarlos con detenimiento antes de plasmarlos.

No abuses de las palabras

La gente no espera infografías largas. La gente quiere ver infografías cortas y breves, donde el texto comparte el protagonismo con las imágenes y los gráficos.

trabajadora

Escoge los colores apropiados

Puede parecer una tontería, pero hay que tomarse la infografía a modo de obra de arte. Puede que el texto que has preparado esté muy bien, pero si los colores no acompañan tu creación no será excelente. Entre 2 y 5 colores pueden ser suficientes.

Recuerda citar las fuentes

Tu infografía tendrá más credibilidad si citas las fuentes utilizadas, que por otra parte es lo que siempre hay que hacer para reconocer el trabajo de los autores.

Optimiza la imagen

Cuando tengas la infografía terminada, haz todo lo posible para que la imagen no pese mucho. Influirá en el tiempo de carga de la página, que es uno de los factores a los que Google da más importancia a la hora de posicionar las webs.

Revísala un par de veces

No publiques la infografía como si tuvieras prisa. Revísala más de una vez, y a poder ser hazlo en espacios de tiempo distintos. Puede que seas capaz de mejorarla solucionando errores o dándole otro enfoque.

Compartir nunca está de más

Instagram, Pinterest, Google+, Facebook, Twitter… Compártela en las redes sociales y haz que sea viral. Eso sí, evita publicarla en plataformas donde se va a ver como una miniatura porque no servirá de nada.

¿Ya sabes cómo hacer una infografía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *