Un usuario gana mil dólares leyendo la letra pequeña de un contrato


En el mundo de la tecnología hay una práctica muy habitual: nadie lee la letra pequeña de los contratos. Y eso, a veces, puede ser francamente perjudicial. Así lo han querido demostrar los programadores de la compañía PC Pitstop.

Sacaron un programa al mercado en cuyo contrato de licencia de uso se incluía una cláusula muy particular. Naturalmente, como nadie lo leyó, todo el mundo pasó por alto esa cláusula: un premio. A continuación, toda la información.

En el contrato de licencia de uso se incluía una cláusula en la que se mencionaba la posibilidad de ganar un premio sorpresa de mil dólares. En el texto ponía, simplemente, que la primera persona que enviase un correo electrónico a determinada dirección, recibiría un cheque.

Se vendieron 3.000 copias del producto y nadie se percató de la existencia de la cláusula. Naturalmente, nadie había leído el contrato. Excepto uno de los usuarios, que decidió escribir y, sorpresa, ganó el premio.

La importancia de leer un contrato

Esta acción tenía un objetivo claro: concienciar a la gente de lo importante que es leer los contratos. En este caso se hablaba de un premio. ¿Pero qué pasaría si fuese todo lo contrario? ¿Si hubiese clausulas francamente perjudiciales?

De hecho, en muchas ocasiones estos contratos sirven para vulnerar la privacidad, para conocer contraseñas y muchos más procedimientos ilícitos.

Por eso, por muy largo que sea un contrato, conviene leerlo y ver detalladamente en qué consiste cada uno de sus puntos. No vaya a ser que nos llevemos una desagradable sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *