Sony Tablet P


Las pantallas de la Sony Tablet P se ven muy bien. Con esa frase, muchos tendrían suficiente para dar el visto bueno a una tableta que presenta una batería extraíble pero que, tiene algunos inconvenientes. El principal es que ambas pantallas están segmentadas por un espacio muerto, por lo que ciertas aplicaciones funcionan con torpeza, y sus esquinas puntiagudas no facilitan demasiado el agarre durante mucho tiempo seguido.

El diseño de la Sony Tablet P es muy novedoso y por lo menos hace que podamos tener entre nuestras manos una tableta diferente al resto. El problema es que su elevado precio y la torpe puesta en marcha de sus dos pantallas la convierten en un gadget que pronto quedará en el olvido.

Como te comentábamos, su diseño basado en la bisagra permite a la tableta ser cerrada pero su principal problema, son las esquinas puntiagudas. No hay nada peor que arruine la comodidad potencial como las partes puntiagudas que se clavan en las manos. Con la rotación de pantalla el efecto disminuye, pero más vale que tengas unas manos grandes para poder navegar y realizar otras tareas en esta postura.

En el borde derecho de la parte inferior está el botón de encendido, el adaptador de alimentación, un puerto micro-USB y el control de volumen. Incrustada en la parte superior derecha podemos encontrar una cámara de 0,3 megapíxeles, y casi directamente opuesta, en la parte posterior, una cámara de 5 megapíxeles. Ambas cámaras están bien colocadas. En la parte posterior, cerca de las bisagras duales, encontrarás dos botones negros pequeños. Cuando se pulsan al mismo tiempo, estos desbloquean la tapa, dejando al descubierto la batería extraíble y la ranura microSD.

Gadgets, Tabletas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *