Red social para desempleados


Redes sociales hay muchas. Y cada vez más. Facebook, Twitter, MySpace, especializadas en la búsqueda de trabajo, para aficionados a la música, para menores de 20 años, para jubilados, para amas de casa, de código abierto… y ahora también, ya que la actualidad manda, ha surgido una red social para parados. Su nombre: Parabook.

Basada abiertamente en el diseño de la omnipresente Facebook, aunque en color rojo en vez de azul, Parabook se ha creado para que personas que carecen de trabajo contacten con otras personas desempleadas. La idea proviene de Carlos Ayuso, Íñigo González, José González y Antuan Sarmiento Ramírez y, según sus propias palabras, no son una competencia de LinkedIn, sino una forma cómoda y práctica de poner en contacto a gente que, en algún momento, lo puede estar pasando mal por su situación laboral.

En menos de una semana de existencia, ya ha superado los mil registros. Cuentan con más de cien mil visitas diarias y cada minuto se registran siete usuarios nuevos. Quinientas personas de media están conectadas a la vez. Además, dada su situación laboral, puede ser en cualquier hora del día, no por la noche, como ocurre en Facebook, cuando la lista de amigos conectados crece al acabar la jornada laboral.

Pero no sólo la usan desempleados. También hay empresas que han empezado a usar Parabook, publicando en el estado de su muro los profesionales que busca. El servicio, tanto para empresas como para trabajadores en busca de empleo, es gratuito. El objetivo sigue siendo que los parados compartan sus experiencias y no se sientan excluidos socialmente.

En lo que desde luego se diferencia de Facebook es en el tema de la privacidad. En Parabook, las opciones de privacidad están bien claritas. Hasta el punto de permitir saber quién ha visitado el perfil del usuario.

La idea de los responsables de esta red social para parados es, en un futuro, crear espacios para incluir currículos, compartir ideas o, incluso, ayudar a desarrollar proyectos de pequeñas empresas. Web colaborativa para buscarse la vida. ¿Será la nueva forma de acción sindical? ¿El germen de los sindicatos 2.0?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *