Problema con el ordenador: no hay dispositivo de arranque


“No hay dispositivo de arranque” ¿qué significa ese misterioso mensaje que te ha salido en la pantalla del ordenador? Cuando se producen averías en un ordenador, el mundo se nos puede venir encima. Vamos a ver si te podemos ayudar un poco con este misterioso mensaje. Tu ordenador tiene un software interno, independiente del sistema operativo, este es conocido “BIOS“(Basic Input Output System).

El mensaje que te ha aparecido en la pantalla proviene de la BIOS y se muestra cuando no puede encontrar un sistema operativo para cargarse. Un “dispositivo de arranque” es un medio de almacenamiento como por ejemplo un disco duro, CD, DVD o una unidad flash USB. Estos dispositivos contienen los archivos del sistema operativo instalado. Si el dispositivo no se encuentra o el sistema operativo tiene problemas, el mensaje de error mencionado en la pantalla. Asegúrese de que la opción por defecto. Este problema se puede producir por:

– La corrupción de archivos del sistema operativo
La causa más probable por la que la BIOS no sea capaz de detectar un dispositivo de arranque se debe al ataque de un virus, la eliminación accidental de archivos del sistema o la instalación de un sistema operativo alterado. ¿Cómo lo arreglo? La única solución consistirá en cargar el disco de recuperación o un CD que te permita reinstalar el sistema.

– Unidad de disco duro desconectada
En casos raros, puede ocurrir que la BIOS no pueda detectar el disco duro como dispositivo de arranque, ya que puede haber sido físicamente desconectado de la placa base. Esto puede ocurrir si el sistema ha sufrido una caída o un golpe físico. Para comprobar si este es realmente el problema, debes entrar en la configuración de la BIOS pulsando la tecla correspondiente (F1, F2 o cualquier otro) durante el inicio.

– Rotura del disco duro
El daño físico real del disco duro o la creación de sectores defectuosos puede ser la causa del error que se muestra. Fluctuaciones eléctricas, la acumulación de polvo y los golpes físicos pueden ser las causas de este trastorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *