Panasonic CF-H2, tableta robusta y todoterreno


Con la proliferación de tablets PC, notebooks y smartphones, que cada vez tienen más fucionalidades, hay una tendencia a diseñar los dispositivos clásicos de cierto tamaño especialmente para trabajos que requieren mucha movilidad, para los trabajadores que no paran en la oficina y están todo el día de un lado para otro con el portátil a cuestas. Dentro de esta línea de ordenadores robustos y resistentes, Panasonic ha lanzado algunos modelos a tener a cuenta.

Se trata de la gama Thoughbook, ordenadores muy robustos y pensados para transportar cómodamente. Dentro de esta colección se encuentra el modelo Panasonic Thoughbook CF-H2, un portátil que sorprende desde el primer vistazo, resultando una mezcla de tablet PC y portátil.

El diseño, como todos los de la gama, tiene una apariencia indestructible. Es un ordenador que puede servir para cualquier trabajo, desde una oficina a una obra donde recibirá golpes, arañazos y estará rodeado de polvo y suciedad. Además, ofrece un asa incorporada para que ir de un lado para otro con el portátil sea lo más rápido y fácil posible. En el mundo del trabajo actual, no hay tiempo que perder.

En su interior, el Panasonic Toughbook CF-H2 cuenta con un procesador Intel Core i5, una tarjeta gráfica Intel HD 3000, memoria DDR3 de hasta 8 GB, pantalla táctil transflectiva Plus de 10,1 pulgadas y un disco duro con una capacidad de almacenamiento de 160 GB o un disco SSD de 128 GB. Además, cuenta con una cámara de 2 megapíxeles.

Una originalidad de este híbrido entre portátil y tableta es que cuenta, opcionalmente, con un lector de huellas dactilares o un lector de códigos de barras. Y, como decimos, combina un diseño ligero, ya que sólo pesa 1,58 kilogramos, con una resistencia a golpes, vibraciones, al agua y al polvo. En realidad, está diseñado ergonómicamente para tareas en las que se necesita llevar el portátil, pero también tener una mano libre. Ofrece un sistema exclusivo de disipación de calor que le permite prescindir del ventilador.

La única pega es el precio, realmente alto. Pero, quizá no lo sea tanto si se toma como una inversión que ayude a aumentar la productividad del trabajador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *