Nokia está desarrollando superficies hidrofóbicas


La flor de loto reposa sobre el agua de los estanques y sus hojas, sin embargo, siempre están secas. Y si probamos a chapotear junto a una de estas flores, veremos cómo los goterones que salpiquemos se deslizarán limpiamente, dejando la hoja como si nunca se hubiera mojado.

Esta propiedad hidrofóbica de las flores de loto ha sido observada por los ingenieros de Nokia que, como cabía esperar, no se han conformado con la mera observación y de un tiempo a esta parte llevan trabajando para dar a sus productos la ansiada resistencia al agua.

De momento, sólo hay prototipos, pero en Nokia ya se sienten con suficiente confianza como para decir en su blog que están trabajando en esta línea, e incluso subir un interesante vídeo en el que Chris Bower, del centro de investigación que Nokia tiene instalado en Cambridge, explica los principios que están guiando su investigación y, lo más sorprendente, hace una demostración: sobre una placa de metal, deja caer una gota de agua. La gota, en lugar de extenderse y empapar la superficie, permanece redonda como una canica, rodando por el metal, sin dejar tras de sí un rastro de humedad. Por donde estuvo la gota no queda ni el recuerdo.

¿Cuál es el secreto? El secreto es un secreto y no se cuenta, pero sí explica Chris Bower que a base de nanoestructuras se crea una finísima capa de aire y es en esa capa donde reposa la gota, que va de acá para allá son tocar el metal.

Para concluir, hace una demostración con un Lumia 710, sobre cuya superficie rebotan un par de goterones como si fueran pelotas de goma.

De momento, tan sólo hay prototipos, no está en el mercado. Y, además de su precio, cabe preguntarnos: ¿este material protege las superficies del agua que se precipita sobre ellas o también de la inmersión? Esto último parece improbable, a juzgar por el vídeo, pero a estas alturas cabe tener las más altas expectativas.

“Esto no es nuevo”, concluye Chris Bower, “vemos superficies hidrofóbicas en las hojas de la flor de loto, en las alas de los insectos, en sus ojos…”. La naturaleza sigue siendo una gran fuente de inspiración para la tecnología más puntera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *