Los médicos alertan de la adicción a los smartphones


Los más modernos teléfonos inteligentes son capaces de hacer varias tareas a la vez. Mientras se revisa el correo electrónico, se puede estar escuchando música y mandando un mensaje a algún contacto. Es lo que se conoce como multitarea, una capacidad que el dispositivo electrónico contagia al usuario. Sin embargo, el cerebro del ser humano no está preparado y puede sufrir daños.

No es raro ver a personas que comen mientras manejan su teléfono móvil. Mucha gente, por otro lado, tiene que tener permanentemente conectado el móvil si no quiere sufrir una especie de síndrome de abstinencia: si el smartphone se estropea o, simplemente, se acaba su batería, su dueño comienza a sentir un terrible desasosiego.

Algunos médicos ya están alertando del peligro que supone esta cantidad de estímulos electrónicos que reciben los cerebros de muchas personas. La mente humana trabaja mediante decisiones: en cada momento, tiene que elegir qué hacer. Pero, en la actualidad, dependiendo del modo de vida que lleve la persona, la mente está saturada de información, de opciones para elegir.

En otros casos, la búsqueda permanente de información a partir de diferentes fuentes y aparatos (la televisión, la radio, los periódicos, internet…) se ha convertido en una auténtica adicción. ¿Quién no ha revisado alguna vez las redes sociales sólo para ver si algún contacto ha publicado algo nuevo?

Todo tiene una explicación psicológica: la soledad. Las personas no quieren sentirse solas o no saben estar solas y necesitan interacciones, aunque sea a través de internet, para sentirse bien. Pero el estrés generado por la espera de nuevas noticias (actualizaciones de estado) es mucho peor que la soledad.

¿Evolucionará el cerebro de la especie humana para aceptar la multitarea? De momento, hasta que llegue ese momento, es aconsejable apagar el móvil durante algunas horas. Cuando lo vuelvas a encender, tus amigos virtuales seguirán ahí, seguro. Y tu cerebro se habrá tomado un merecido descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *