Corea del Norte diseña y fabrica su propio smartphone


Corea del Norte ha anunciado un teléfono inteligente fabricado en el país. O, al menos, eso dice el dictador que gobierna el país, Kim Jong-Un, que quiere presentar el smartphone como una prueba de autosuficiencia económica frente a Occidente. Hay que señalar que algunos expertos creen que, en realidad, el Arirang, que es como se llama el modelo de smartphone norcoreano, se fabrica en China.

El Arirang funciona con Android, el sistema operativo de Google. El teléfono móvil está impulsado por el Gobierno y se rumorea que permitirá vigilar las llamadas. En todo caso, cabe señalar que el acceso a internet en el país asiático es muy limitado: sólo se puede realizar a través de una empresa egipcia que colabora con el Gobierno llamada Orascom.

Según esta empresa, Orascom, hay dos millones de usuarios de internet en el país, aunque sólo se puede acceder a ciertas páginas, en general, una intranet nacional y las instituciones estatales.

Dejando a un lado el tema político, la fabricación de un teléfono móvil en el país puede suponer un impulso a la empobrecida economía de Corea del Norte, así como una llamada a inversiones extranjeras. Allí, sólo hay una compañía de teléfonos, llamada Koryolink, que permite a sus usuarios llamarse entre sí, pero no realizar llamadas a empresas de telecomunicaciones extranjeras.

Internet es una especie de intranet nacional, capada para el resto del mundo. En realidad, acceder a internet es un privilegio que sólo tienen unos pocos, la élite.

Escapar de la censura


Los ciudadanos logran sortear la censura gracias al contrabando de teléfonos móviles chinos, que sólo funcionan en las regiones cercanas a la frontera. Es curioso que haya que recurrir a otro país antidemocrático para escapar de la censura norcoreana. Gracias a las antenas parabólicas, algunos privilegiados pueden ver programas de televisión de otros países.

La agencia de noticias estatal ha divulgado las fotografías del líder Kim Jong-Un visitando la fábrica de móviles. Sin embargo, no se ve ninguna imagen de la línea de fabricación, por lo que muchos dudan de que se fabrique realmente en Corea del Norte. Se sospecha que se fabrica en China y que, en Corea del Norte, sólo se inspeccionan y se modifican para permitir el espionaje estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *