Cinco formas tecnológicas de destruir la Tierra


Hay muchas manera de que se acabe el mundo. Hace apenas un mes, una profecía maya puso en jaque a media humanidad. Y no hay día en que desastres naturales, asteroides y otros fenómenos nos amenacen.

Sin embargo, no todo lo que amenaza a nuestra existencia llega desde fuera. A continuación repasaremos cinco maneras de acabar con el mundo estrechamente relacionadas con la tecnología.

Lo que veréis a continuación es oficial y ha sido escrito por un comité de expertos: Lo hemos sacado de la lista que realizó Discover hace un puñado de años.

Cinco desastres tecnológicos

– Desastre Biotecnológico: No sería en absoluto raro que el mundo se acabara por culpa de un desastre biotecnológico: debido a la fuga de un virus letal y destructor, a una manipulación genética equívoca que acabe con nosotros.

– Fallo de un acelerador de partículas: Muy improbable, pero no descartable. La idea parte de la posibilidad de que un acelerador de partículas provoque una reacción en cadena fatal desde el punto de vista de la integridad del planeta. No hay constancia ni pruebas de que se puedan crear agujeros negros o peligros por el estilo. Más duro sería el fallo de una central nuclear, la explosión de bombas premeditadamente (aunque esto ya sería un final del mundo muy humano).

– La rebelión de las máquinas: Aunque es cierto que la robótica ha avanzado mucho en los últimos años, parece improbable que estas máquinas sean capaces de tener conciencia, de enfadarse, y de acabar con nosotros. Para evitarlo están las leyes de la robótica de Asimov y para imaginarlo las películas de Terminator.

– El descubrimiento de Matrix: Este final es una pura utopía, además de ser un final ficticio: que alguien descubriera algún día que vivimos en un mundo ilusorio y virtual, tal y como se muestra en la famosa película; que el universo tan sólo sea una simulación.

– Fallos planetario a nivel nanotecnológico: Esto sólo podría ocurrir en un contexto en el que la nanotecnología estuviese más desarrollada. Parte de la idea de una posible rebelión de los microorganismos creados a partir de nanotecnología que, enfurecidos o simplemente descontrolados, acabarían con nosotros. El miedo a la máquina, pero a la máquina microscópica (quizá más temible).

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Me ha gustado mucho tu artículo, me ha ha parecido muy interesante. Creo que algunas de estas situaciones son bastante creíbles, sobre todo el desastre biotecnológico. Aunque desde que veo The Walking Dead mi imaginación en estos temas está desbordada. Gran serie, por cierto, os la recomiendo a todos/as.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *