Chromebook, diseñado para la nube


Se habla mucho de Cloud Computing o computación en la nube. La nube no es otra cosa que Internet. Esta nueva forma de uso de los ordenadores se basa en que, no sólo los datos, sino también los programas y las aplicaciones se alojen en la red y no en el ordenador del usuario. De este modo, no se necesita un potente ordenador para poder manejar la ingente cantidad de datos y todos los programas que un usuario necesita. El ordenador pasa a ser, básicamente, un dispositivo que enlaza con la nube, con Internet, donde se encuentra todo lo que uno necesita.

Google piensa que es el futuro y va a lanzar los Chromebook, portátiles optimizados para Internet, pensados para trabajar de esta forma, en la nube. Prometen mayor rapidez y seguridad, además de facilidad de uso. Como todo, tiene sus ventajas y sus desventajas. Dentro de unas semanas se podrán comenzar a reservar estos dispositivos.

La primera ventaja de un Chromebook es que el sistema, al ser tan ligero, se carga en tan sólo ocho segundos. Prácticamente lo único que necesita un Chromebook para funcionar es un navegador de Internet para cargar las web favoritas del usuario. Y, por supuesto, es totalmente compatible con los últimos estándares de la web, entre otros, la tecnología Flash.

Como su funcionamiento se basa en la conexión a Internet, este aspecto está especialmente cuidado. Para conectarse a la red en cualquier momento y en cualquier lugar se ofrecen conexiones Wi-Fi y 3G. Además, se conecta a las redes favoritas mientras se carga, es decir, que se puede comenzar a navegar al instante.

El resto se encuentra en la nube. Aplicaciones, documentos e, incluso, la configuración del usuario, se almacenan en Internet. La gran ventaja de este sistema es que se puede trabajar desde cualquier ordenador (siempre que tenga el sistema operativo Chrome, claro), sin que haga falta que sea el propio del usuario.

Las aplicaciones que se ofrecen a través de la web cubren las necesidades de cualquier usuario. Existen desde juegos hasta hojas de cálculo y editores de fotografías. Para su buen funcionamiento, se ayuda de la potencia del estándar HTML5, pudiendo funcionar incluso cuando el ordenador no está conectado a Internet.

Otra gran ventaja es la rapidez con que se actualiza el ordenador. O deberíamos decir que no lo hace, pues, en realidad, se actualiza mientras se enciende, ya que la actualización también sucede en la nube. Más ahorro de tiempo para el usuario si cabe.

La única pega importante está clara: ¿qué puede hacer el usuario si, por algún motivo, no se puede conectar a Internet? ¿Cómo recupera sus datos, sus documentos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *