Tecnología obsoleta: cosas que nunca entenderán nuestros nietos


La tecnología avanza a pasos de gigante y cosas que hoy nos parecen novedosas y asombrosas, mañana quizá nadie las recuerde. Pensamos en los primeros ordenadores, que para realizar simples operaciones necesitaban habitaciones enteras de mecanismos y válvulas. Pero también pensamos en objetos más actuales como los CD’s, prácticamente obsoletos hoy en día.

En la página de humor Sticky Comics se han encargado de recopilar de manera divertida y amena un conjunto de viñetas en las que aparecen elementos que nuestros nietos no usarán. Vamos a verlas.

Si pensamos, por ejemplo, en los teléfonos que hay en nuestra casa, es probable que algo tan evidente como los cables sea cosa del pasado en un futuro próximo. Lo inalámbrico tiene todas las de ganar por comodidad y sencillez.

Pero si nos ponemos a pensar en cosas que quizá nuestros nietos no vean, aparecen elementos quizá más dramáticos fruto de la era digital. Por ejemplo, las letras cursivas. En una proyección más bien distópica se podría adivinar que los ordenadores y los teclados tendrán tanta preponderancia que ya no escribiremos a mano. Efectivamente, ya estamos tan acostumbrados a escribir con teclado que cuando nos ponemos a redactar de puño y letra nos cansamos en poco tiempo.


Los periódicos, los videocassetes o las postales son otros elementos que quizá en el futuro tampoco existan. Será como cuando nuestros abuelos nos hablaba de la frenología o los dirigibles, cosas imposibles y extravagantes que desaparecieron hace mucho.

Eso sí, afortunadamente existe un movimiento vintage que pretende rescatar estos elementos tecnológicamente obsoletos para reintroducirlos de nuevo en el día a día. Así, objetos que parecían carecer de valor, de pronto adquieren un nuevo significado. Por ejemplo, los vinilos, ahora piezas de coleccionista, objetos de lujo con tiradas limitadas.

Además de estas viñetas, en Sticky Comics podréis encontrar otras viñetas dedicadas al mundo de la tecnología: Facebook, Windows… y mucho más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.