Phonebloks, un teléfono por módulos para facilitar su reparación


Se te estropea el teléfono móvil. Vas a la tienda. Te dicen que lo tienen que mandar al servicio técnico. Que te avisarán cuando esté arreglado. ¿Cuándo tardará? La persona que te atiende no lo sabe. ¿Pero lo arreglarán? ¿Y cuánto costará la reparación? Ni idea. Es bastante probable que el coste sea casi el mismo que el de comprar un terminal nuevo. Con suerte, sales de la tienda con un zapatófono de sustitución, que no tiene wifi ni 3G. Y, por supuesto, has perdido todos tus contactos.

Esa situación exagerada no está tan lejos de la realidad. Y, para muchos tecnodependientes, una avería en el móvil es un drama difícil de superar. Parte de la culpa, no cabe duda, es de las compañías de teléfono que no diseñan los terminales para que sean fáciles de reparar, con piezas intercambiables. La solución podría ser Phoneblok, un móvil fabricado con módulos intercambiables.

La idea es que, si estropea una parte del mecanismo del móvil, sea fácil reponer esa pieza, mientras que el resto del dispositivo sigue inalterado. Algo que no podrán ofrecer ni los nuevos iPhone 5C y 5S, ni los modelos de Samsung, LG o cualquier otra marca. En una palabra, Phonebloks es un dispositivo que lucha contra la obsolescencia programada. De momento, sólo es un concepto. Pero, si alguna vez sale al mercado, seguro que será un éxito de ventas.

Cuando todo el mundo tiene un móvil, las empresas que los fabrican y los operadores que ganan dinero con las llamadas, necesitan seguir vendiendo terminales. Por ello, nos crean la necesidad de cambiar cada año de dispositivo, nos convencen de que necesitamos una cámara con más píxeles o alguna nueva herramienta que la competencia (aún) no puede ofrecer.

Actualizaciones al instante


Phonebloks es una idea de Dave Hakkens. Se trata de diseñar el hardware de forma modular. No sólo por si se estropea, sino también para facilitar la actualización de componentes, servicios o herramientas sin tener que cambiar todo el teléfono. Por ejemplo, si se necesita más memoria, sólo hay que cambiar ese módulo. Si se quiere tener un mejor óptica en la cámara del móvil, se cambia sólo esa parte.

Incluso cada usuario podría diseñar su propio terminal. Algunas personas necesitan una buena cámara, pero no quieren conexión a internet, mientras que otros son adictos a las redes sociales y lo que quieren es estar conectados permanentemente a la red. Sólo hace falta un sistema operativo que permita esta genial idea.

Teléfonos móviles,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *