La historia de los microprocesadores


Un microprocesador es un chip que integra todas las funciones de una unidad de procesamiento central (CPU) de un ordenador. Incluye todas las funciones lógicas, almacenamiento de datos, funciones de tiempo y la interacción con otros dispositivos periféricos. Al igual que todas las maravillas de la ingeniería, el microprocesador también ha evolucionado a través de una serie de mejoras a lo largo de las últimas décadas.

El trabajo de un microprocesador se divide en dos categorías: funciones lógicas y funciones de procesamiento. La invención del transistor en 1947 fue un avance importante en el mundo de la tecnología. El tiempo fue pasando y a principio de los 60 las unidades de estado sólido dieron un gran salto cuando surgieron las tecnologías en circuitos digitales: RTL, DTL, TTL, ECL.

Las funciones complejas se podrían integrar en un solo chip con una velocidad muy desarrollada y gran capacidad de almacenamiento. En 1961 se comenzó con la fabricación de circuitos integrados comerciales. La evolución fue más o menos rápida hasta llegar a l diseño del Intel 4004, el primer microprocesador del mundo. El siguiente en la línea sucesoria fue el microprocesador 8 bits 8008 que fue desarrollado por Intel en 1972 para realizar funciones complejas en conjunto con el 4004.

Este fue el comienzo de una nueva era en las aplicaciones informáticas. El uso de los grandes equipos se redujo a un dispositivo mucho más pequeño que estaba al alcance de muchos. Anteriormente, su uso se limitaba a las grandes organizaciones y universidades. Con la llegada de los microprocesadores, el uso de los ordenadores se extendió llegando a ser posible tener uno es casa.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *