Vender un móvil que ya no se usaEn la mayoría de las ocasiones, nos deshacemos de los móviles cuando aún funcionan perfectamente porque adquirimos uno nuevo y con más prestaciones. Las compañías de teléfono casi los regalan a cambio de un compromiso de permanencia. ¿Qué hacer con el móvil antiguo? Una buena opción, ecológica y que puede reportar al usuario algo de dinero, es venderlo.

Movilbank y Amnistía Internacional colaboran en un proyecto para recuperar móviles usados y en buen estado. Incluso si está en mal estado pueden comprarlo, aunque a un precio menor, claro. Ellos se encargan de reutilizarlos o reciclarlos.

El proceso para el usuario que se quiera deshacer por un móvil usado es cómodo y sencillo. Sólo tiene que encontrar el modelo en la web de Movilbank y rellenar un formulario con una serie de datos. Movilbank paga en efectivo por el móvil y en sólo siete días.

Según las estadísticas, se calcula que hay en España aproximadamente 22 millones de teléfonos móviles olvidados en cajones y armarios y sin utilizar, mientras que la tasa de reutilización o reciclaje sólo es de un 5%. Movilbank permite vender ese móvil y ofrece la posibilidad, de forma totalmente voluntaria por parte del usuario, de colaborar con Amnistía Internacional donando una parte o el total de lo que el usuario recibe por la venta del viejo móvil.

Después de rellenar los datos en la web, sólo hay que enviar el terminal por correo tradicional o mensajería urgente. Después de verificar que el teléfono está en buenas condiciones, Movilbank envía un cheque o realiza una transferencia al usuario.

Además de los beneficios económicos, este método para deshacerse de un móvil que ya no se usa es bueno para el medio ambiente, ya que garantiza la reutilización de los materiales (algunos, muy contaminantes y peligrosos como el cadmio, el rodio, el paladio, el berilio o el plomo, así como el níquel, el mercurio, el manganeso, el litio, el zinc, el arsénico y el cobre) y la protección de los recursos naturales.

Por último, vender el viejo móvil a una de estas compañías significa apoyar una labor social, pues los que aún funcionan se reutilizan y envían a países en vías de desarrollo de Asia y África, permitiendo que las personas que viven en estos países tengan acceso a la tecnología móvil. La infraestructura de líneas fijas en muchos de estos países está en mal estado o ni siquiera existe, así que disponer de un móvil puede ser de gran utilidad.

Los terminales que no se pueden arreglar, se descomponen y se reciclan. Movilbank sólo recoge el teléfono móvil y su batería. No se deben enviar cajas, cargadores, cables de datos u otros accesorios.