Nokia N97, con teclado y batería de larga duración
Después de una temporada en la que la pantalla táctil ha sido la gran apuesta de los nuevos modelos de móviles, y aunque este método para introducir datos puede ser realmente cómodo en algunas ocasiones, los fabricantes quieren dar más posibilidades al usuario y añaden un teclado QWERTY a sus nuevos lanzamientos. Es lo que ocurre con el Nokia N97.

En este modelo la pantalla tiene un tamaño de 3,5 pulgadas y una resolución de 640 x 360 píxeles ofreciendo 16 millones de colores en formato 16:9 si se coloca el móvil en horizontal, es decir, una pantalla bastante aceptable, sobre todo para navegar por Internet o ver archivos multimedia. La pantalla, además, es táctil y usa la misma tecnología que el popular modelo 5800 de la marca sueca, sintiendo una pequeña vibración de aviso cuando se pulsa un tecla.

Pero bajo la pantalla se encuentra la otra posibilidad, un teclado QWERTY completo. La pantalla queda levantada, pero no llega a los 90 grados. Las teclas, dentro de su pequeño tamaño, tienen una ligera separación para mayor comodidad a la hora de teclear. Además, a la izquierda del teclado hay un control que permite moverse por la pantalla. La inclusión del teclado QWERTY, lógicamente, hace que este modelo aumente de peso y tamaño respecto a otros anteriores de la marca. El Nokia N97 tiene un tamaño de 117 milímetros de alto, 55 de ancho y 16 de grosor. Su peso es de 150 gramos. Se debe destacar en el N97 la duración de la batería. Se promete una autonomía de 400 horas en espera, 320 minutos en conversación (con cobertura 3G) y aproximadamente un día y medio seguido escuchando música o más de 4 horas viendo vídeos en su pantalla.

En cuanto al aspecto exterior, el N97 está fabricado con un material mate, con un aspecto suave y que impide que se raye con facilidad. La cámara que incorpora es de 5 megapíxeles con óptica Carl Zeiss Tessar, flash de doble led, una apertura de F 2.8 y una distancia focal de 5.4 mm. Además, añade una nueva característica que mejora los modelos anteriores: hay una tapita deslizante que, además de proteger la lente y los dos flashes, al abrirse hace que se encienda la cámara y, al cerrarla, se apague.